Un Despacho de Arquitectura es el encargado en Diseñar los espacios, Proyectar los diseños anteriores y Dirigir los trabajos para ejecutar las obras.

El Despacho de Arquitectura es el que se debe de encargado de Diseñar, Proyectar y Dirigir.

Esta descripción de Despacho de Arquitectura aunque sea muy explícita, es conveniente extenderla y aclarar todo, dar un porqué de cada una de estas fases y un sentido más amplio a ellas.
Así pues nos encontramos con los siguientes trabajos en cada una de esas tres fases o facetas de toda obra:

  1. DISEÑAR, Se puede afirmar que esta es la fase creativa de cualquier proyecto, el diseño, que no es ni más ni menos que el esbozo de las ideas que queremos que tenga nuestra obra final. Así pues esta fase se caracteriza por:
    • Creatividad Cualquier Despacho de Arquitectura quiere que cada proyecto sea único, diferente.
    • Personalidad el resultado final debe de ser un espacio que a simple vista nos diga cuál es su uso, en definitiva tenga su por que.
    • Viabilidad de la obra futura que se ejecutara, aunque en esta fase es muy complicado concretar presupuestos, el diseño que realice el Despacho de Arquitectura debe ser posible realizarlo en un futuro con los recursos económicos con que contemos. No tendría sentido Diseñar espacios que luego no fuera económicamente hablando viable materializarlos.
    • Finalidad ya que nunca debemos olvidar cual es la finalidad última de las obras que estamos diseñando.
    • Mimetismo aunque podemos definirlo de muchas maneras, lo importante es que el edificio o espacio que diseñemos debe de integrarse en el lugar donde queramos hacerlo. No tendría sentido diseñar primero un espacio y luego decidir donde lo colocamos.
  • Responsable siempre desde el puto de vista del momento, es decir una obra debe ser responsable con el medio ambiente, con el grupo social que lo utilizará y otros parámetros, pero siempre en el momento que se quiere construir, no podemos presuponer que parámetros sociales serán los importantes dentro de 100 años o menos incluso.
  1. PROYECTAR, una vez definido o esbozado un diseño se debe de proyectar, es decir, el Despacho de Arquitectura debe de definir e indicar en un proyecto como se debe realizar las obras futuras que están por iniciarse. Sería como el manual de instrucción del montaje, como debe realizarse la obra, las características de esta fase sería:
    • CALCULAR todas las instalaciones, estructura y cimentación que definirán las dimensiones de ese edificio o espacio.
    • JUSTIFICAR el cumplimiento de todas las normativas que le puedan afectar.
    • PRESUPUESTAR El Despacho de Arquitectura debe de calcular la medición de todos los materiales y unidades de obra que compondrán ese proyecto y calcular sus constes unitarios y su coste final y total..
    • ORGANIZAR desde el Despacho de Arquitectura se debe de indicar en que orden se realizará la obra y en que plazos.
  2. DIRIGIR hasta aquí todo está muy bien y claro, pero de momento no tenemos nada, tan solo un proyecto, la finalidad de ese proyecto debe ser el construir ese edifico o espacio y que la construcción respete al máximo o en su totalidad lo proyectado. Está fase diríamos que únicamente se caracteriza por supervisar y dar el visto bueno de lo que se va realizando a lo largo de toda la obra para conseguir materializar esta.

Creo que con estas indicaciones podremos tener un poco más claro cual es la función de un Despacho de Arquitectura cuando interviene en cualquier obra.

No obstante si necesitan cualquier aclaración pueden contactarnos y realizar sus consultas de forma gratuita y sin compromiso a nuestro despacho por:

teléfono 658 987 206

Whatsapp 662612370

Email info@esarco.es

AUTORES: AGUSTÍN JIMÉNEZ REY

ARQUITECTO TÉCNICO

¿Te gusta este artículo? Regálanos un Me Gusta
Comparte este Artículo