Ledes, dispositivos indispensables en la domótica
Vota este Artículo

Ya sea por crear iluminaciones decorativas o, simplemente, porque necesitamos indicar si todos los sistemas funcionan bien, los ledes se consideran ya componentes indispensables en cualquier instalación domótica. Pero, ¿sabemos realmente qué es un led y cómo funciona?

En Esarco estamos seguros de que todos los consumidores, más allá de quienes trabajan en el sector energético, están ya muy familiarizados con los ledes, pues están presentes en muchos equipos de uso cotidiano, como radios, televisores, teléfonos móviles y display de relojes digitales.

Su gran eficiencia lumínica, su capacidad de cubrir prácticamente todo el espectro visible de colores con su luz, así como su perfecta adaptación a la programación, hacen que con ellos se puedan crear dispositivos lumínicos versátiles y eficientes.

Ahora sí, veamos qué es un led y cómo funciona?

Un led (del acrónimo LED, Light Emitting Diode: diodo emisor de luz) es un componente eléctrico, concretamente un chip de material semiconductor que se conecta a una diferencia de potencial mediante dos patillas de metal y solo permite el paso de corriente si es polarizado de forma directa.Esto quiere decir que una de las patillas (llamada ánodo, y generalmente un poco más larga) ha de conectarse al polo positivo de la toma de corriente, y la otra patilla (denominada cátodo, y más corta) ha de conectarse al polo negativo. De lo contrario, no pasará corriente a través de él.

Pero un diodo no es un led, pues por sí solo no emite luz y, por lo general, son usados para rectificar corrientes en circuitos eléctricos. Para que pase a emitir luz, se le añaden impurezas de otros materiales, las cuales hacen que dentro del semiconductor se creen reacciones químicas, que acaban liberando energía trasformada en fotones.

Estos fotones son los responsables de que los ledes brillen y emitan luz. Y dependiendo del material utilizado, el fotón tendrá una mayor o menor longitud de onda, lo que provoca que el brillo sea de un color u otro. También dependerá del material la diferencia de potencial necesaria para que el led pueda funcionar.

Por lo tanto, existen ledes de tonalidades que van desde rayos infrarrojos hasta colores azules, siendo los primeros los que menos voltaje necesitan para hacerlos funcionar (1’5 voltios) y los segundos los de mayor (3’8 voltios).

La corriente que pasa a través de ellos está entre 10-20 mA (para ledes infrarrojos) y entre 20-40mA para el resto. Y puesto que el consumo del dispositivo viene dado por la multiplicación del voltaje necesario y la corriente que lo genera, los ledes tienen un consumo de energía muy escaso, haciendo que tengan una gran eficiencia energética y que permitan ahorrar mucho dinero a largo plazo, en comparación con otros dispositivos lumínicos.

teléfono 658 987 206

Whatsapp 662612370

Email info@esarco.es

AUTORES: AGUSTÍN JIMÉNEZ REY

ARQUITECTO TÉCNICO

¿Te gusta este artículo? Regálanos un Me Gusta
Comparte este Artículo